La falta de concentración durante el estudio afecta de forma significativa el rendimiento académico. ¿Se puede remediar este problema? Todos tenemos la capacidad para concentrarnos, pero hay que entrenar y practicar desde pequeños para que sea efectiva. La adquisición de distintas técnicas y hábitos de estudio puede corregir en gran medida la falta de concentración. A continuación te damos 6 tips para tener un mejor rendimiento estudiando en casa:

  1. Elige el mejor horario: estipula el horario en el que te concentres mejor (ya sea por la mañana o por la noche), y en el que puedas obtener mayor tranquilidad en tu espacio de trabajo. Te recomendamos que utilices las horas en las que estés más descansado para rendir mejor.
  2. Escucha música: escuchar música también puede convertirse en un excelente ejercicio de concentración. Puedes escuchar música clásica e intenta concentrarte ya que el sonido puede ser una fuente de motivación en el estudio. Te invitamos a escuchar nuestro playlist música para concentrarte dando click aquí diseñado especialmente para ayudarte en tus momentos de estudio.
  3. Ambienta el lugar de trabajo: para evitar distracciones que afecten a la concentración, es esencial contar con un lugar de estudio aislado, libre de ruidos y sin elementos que puedan favorecer la falta de atención.
  4. Prepara el material de estudio: para que no existan posibles distracciones al tener que ir en busca de algo que hayas olvidado.
  5. Si estás solo y no molestas a nadie, haz una lectura en voz alta de los apuntes que haces para escuchar la información además de leerla: doble entrada de información por vista y oído, y ordenamiento de ideas.
  6. Haz descansos. Por ejemplo, cada hora de estudio realiza un descanso de diez minutos. La mente se cansa y necesita renovarse. A los cincuenta minutos de estudio continuado aproximadamente, la capacidad de atención y retención suele perderse o verse muy desmejorada. Mejora tu productividad utilizando la Técnica Pomodoro, te invitamos a conocer cómo aplicarla en tus momentos de estudio.

Esperamos que estos tips te hayan parecido interesantes, los tengas en cuenta y te sirvan para alcanzar buenos resultados para que dejes atrás la típica frase: “El problema es que no me concentro”.

¡Comparte esta nota!